how to build a site

Carta al comisionado de la Unión Europea sobre la crisis que se deriva para los productores cafeteros

Oscar Gutiérrez Reyes I OPINIÓN
Dignidad Agropecuaria Colombiana

El texto que sigue corresponde a la carta dirigida al comisionado de la Unión Europea sobre la crisis que se deriva para los productores cafeteros por los bajísimos precios del grano. Lo que se vivirá, con mayor fuerza en las zonas cafeteras del país, es más pobreza, misería, hambre y desempleo. Zonas cafeteras dejarán de percibir más de 500 millones de dólares o sea un billon 500 mil millones de pesos. Eso será lo que ganen los monopolios que controlan el negocio en el mundo (que son 4 o 5).

CARTA AL COMISIONADO DE LA UNIÓN EUROPEA

Bogotá, septiembre 17 de 2018

Señor: JEAN CLAUDE JUNCKER

Presidente de la Comisión Europea

Berlaymont, Bruselas, Bélgica *


Esta carta se la hacemos llegar a través de la embajadora de la Unión Europea en Colombia Sra. Patricia Llombart Cussac. Un equipo de cafeteros y ciudadanos colombianos, pertenecientes a las organizaciones Dignidad Cafetera y Dignidad Agropecuaria Colombiana, hemos realizado un plantón frente a las oficinas de la Unión Europea en Bogotá. El origen de nuestra acción se encuentra en la profunda crisis económica que atraviesan los productores de café, sus familias, trabajadores y demás habitantes de las regiones que lo producen.


Se reúne a partir de hoy -en Londres- la asamblea anual de la Organización Internacional del Café, OIC, le solicitamos esta misiva llegue a esa reunión para que los países desarrollados se enteren de nuestra indignación, por el precio de compra del café. Permítanos explicarle las razones de la crisis.


Colombia produce un poco más de 14 millones de sacos de café de café. Cada saco contiene 60 kilos. De esos 14 millones exportamos en 2017, 12 millones 983 mil sacos y, de esos -a la Unión Europea- 3 millones 633 mil sacos. El valor total de esas exportaciones es de US$ 2 mil 807 millones de dólares y el valor de los exportados a la Unión Europea fue de US$ 785 millones.


Con los precios internacionales que hoy están pagando por libra de café, entre US$0,95 centavos de dólar y US$1,05, los caficultores del mundo y -en especial los colombianos- trabajan a pérdida. Producir una arroba de café cuesta -en pesos colombianos- COP$76 mil. Su equivalente en dólares -con dólar de $3.040COP- es de US$ 25 dólares la arroba puesta en Nueva York. A los productores de café de Colombia les pagan COP$69.000 arroba.


Esa situación en el mercado mundial tiene explicación. Unos cuantos especuladores del capital financiero internacional, refugiados en fondos de inversión, juegan -a la baja con el precio del café- en las bolsas de valores y, las multinacionales -que controlan el mercado- se aprovechan de esos juegos de especulación para comprar a menos precio el grano y hacer jugosas utilidades. Los que terminan perjudicados, con esos juegos de especulación financiera son los productores de naciones como la nuestra y consumidores de naciones como las de ustedes. Los precios bajan al productor del grano, pero no bajan al consumidor final.


Las relaciones de intercambio se han deteriorado de manera permanente. Salvo escasos períodos de precios altos -bastantes cortos- los precios se han disminuido al pasar de US$ 1,40 centavos de dólar en 1989, cuando se acabó el pacto internacional de cuotas, a precios de US$1,00 dólar hoy. Si trajéramos a valor presente el dólar, los precios deberían ser hoy de US$ 2,90.


Cálculos de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia señalan que con precios promedio de US$1,05 el país dejará de percibir COP$1,5 billones menos o sea casi US$500 millones de dólares. Esta realidad tiene indignados a los productores. Creemos que la Comunidad Económica Europea y la Unión Europea, al igual que Estados Unidos* y los demás países consumidores pueden tomar iniciativas destinadas a establecer una relación que implique alcanzar precios dignos para los caficultores.


Esta relación, así como está, en nada beneficia a los productores, ni a Colombia, y debe ser resuelta de común acuerdo entre las partes. El libre mercado no es tan libre y la mano oculta no es tan oculta. Está a la vista de todos y requiere ponerle orden si lo que queremos son relaciones en píe de igualdad y con beneficio recíproco.


Ustedes señalan que “El Acuerdo Comercial entre Colombia y la Unión Europea, en vigencia desde agosto de 2013, es un acuerdo moderno que se basa en principios fundamentales de eficacia, transparencia, y respeto de los Derechos Humanos, y pretende garantizar que los beneficios del comercio sean mutuos y lleguen a consumidores, trabajadores, y productores, con particular atención a las pequeñas y medianas empresas y a los ciudadanos de países en desarrollo”.** Es tiempo de aplicar dichos principios en la relación con Colombia en el área cafetera.


Cordial saludo


Dignidad Agropecuaria Colombiana

Oscar Gutiérrez Reyes

Director Ejecutivo Nacional

* También haremos entrega de una copia al embajador de los Estados Unidos en Colombia.

** https://eeas.europa.eu/delegations/colombia_es

VER CARTA ORIGINAL (EN FORMATO PDF)

¡COMPARTE ESTA PÁGINA!